Finaliza una década irregular para el Vélez

- Publicidad -
  • Si la última década del siglo anterior fue la de los mayores hitos y esplendor del club decano de la provincia, con un campeonato de liga de 3ª División y el único ascenso a 2ª B, esta década que finalizará en realidad el próximo 31 de diciembre, ha sido irregular.Comenzaba la década con un Vélez presidido por el ex concejal Manuel León y con José Carlos Fernández Tello más que ilusionado con una plantilla hecha a su gusto. Pues bien, no salió casi nada bien, no se pudo luchar por la liguilla de ascenso, y la clasificación final de 12º con 45 puntos, motivó que tanto presidente como entrenador, dejaran sus cargos. Se abría un nuevo tiempo en el Vélez con la llegada de Paco Bernal Flores y bastantes jugadores procedentes de ‘su’ Alhaurino.

    Cambios

    La campaña fue mala, y se rozó inclusive el descenso, quedando el equipo al final en la posición 14ª, a solo cuatro puntos del descenso a Regional Preferente. Cuatro puntos fueron precisamente los que separaron al Vélez de la permanencia la temporada 2002-03, por lo que el cuadro veleño volvía al pozo de la Preferente, después de trece años consecutivos en Tercera División. La temporada 2003-04, el Vélez, conducido por los responsables de la Escuela de Fútbol de Vélez-Málaga quedó en la sexta plaza, lo que le permitió "ascender" a la recién creada Primera División Andaluza, una categoría que, seis años después, parece tener poco futuro, por su nula competitividad y rentabilidad económica. La temporada 2004-05 fue, como se suele decir, un período de "entreguerras" y el equipo obtuvo un mediocre 11º puesto, a cinco puntos del descenso. Pero ahí cambió la historia. Llegó Paco Medina, y con él, nuevos aires, con veteranos en la casa como José Carlos Fernández Tello y Pepe Ríos al frente de la parcela técnica de la entidad.

  • Lo mejor

    Y fueron los mejores años de esta década, que casi expira. José Carlos Fernández, haciendo de tripas corazón, y ejerciendo más como padre que como entrenador, se marchó, y llegó Adrián Gonzálvez, murciano reconvertido en fuengiroleño, y con su excelente labor, y la magnífica plantilla que dispuso, llevó al club, diez años después, a disputar con el sistema de play off, el ascenso a 2ª B. Una eliminatoria agónica ante el Toledo, perdida en los lanzamientos de penaltis, que hizo que todo el mundo se volviera a sentir orgulloso de ser aficionado del Vélez. La temporada siguiente salió "torcida" y Gonzálvez, con irregulares resultados y unos desagradables problemas extradeportivos, dejó el cargo, recogiendo el testigo su ayudante, Pedro Amador, que con la llegada de Juan Castro, hizo una excelente segunda vuelta, siendo al final octavo, con 56 puntos. Se marchó el mejor presidente de la década, y entró el novel Juan Carlos Medina, en una de las temporadas más controvertidas y extrañas que se recuerdan. Al final, se salvaron los muebles, con una 10ª posición que fue casi lo de menos, en una temporada para olvidar. ¿Qué nos deparará esta nueva década?¿Será prodigiosa? ¿Se apostará definitivamente por la gente de la cantera? Dudas que se irán despejando con el paso del tiempo.

    - Publicidad -
  • DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Comenta!
    Introduce tu nombre

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.