¡Somos Campeones!

- Publicidad -
  • Toda la vida esperando este momento. Tenemos el mejor país del mundo. Los mejores clubes del mundo, los mejores estadios. Pero en 80 años de Campeonatos del Mundo, nunca habíamos podido, o no nos habían dejado, ser los campeones, tocar esa copa de oro, que tenían brasileños, italianos, alemanes, etc. Pero llegó el momento, como decía. Y no será porque el peor árbitro de la historia de las finales de los Mundiales nos echara una manita. El ínclito Webb, que dice que no puede dormir cuando se equivoca, va a tener insomnio el resto de su vida, hizo la vista gorda ante el juego karateca de los oranje. Holanda no fue el equipo de toque, de fútbol total que hemos conocido desde la Naranja Mecánica. Fue un equipo, sí, competitivo, pero sucio y mezquino. Debió quedar en cuadro, y solo le expulsaron a Heitinga, y faltando diez minutos.
    Comienzo del partido
    España salió en tromba, y el hombre con más mala suerte de cara al gol en el campeonato, Sergio Ramos ¡qué Mundial ha hecho el de Camas! tuvo las dos primeras ocasiones. Olía a festival del tiqui-taca. Pero los oranje sacaron, con el sucio Van Bommel a la cabeza, el hacha de guerra, y el partido se emponzoñó. El resto de primera parte, solo jugadas al límite del reglamento y pocas ocasiones de gol. En la segunda parte, tras otro buen arreón de salida, San Iker hizo la parada de su vida en un mano a mano con su ex compañero Robben. Ahí la tuvieron los holandeses. Pero el dios del fútbol hizo justicia. España tuvo más ocasiones, otra de Ramos como la de Puyol ante Alemania, como alguna su rival, incapaces de batir a un perfecto Casillas, pero no se pudo evitar la prórroga. La salida de Cesc le dio vida al juego de toque español. Y el del Arsenal la tuvo, pero no se la cedió al Guaje. Robben y Snejder daban miedo, pero España se merecía más el triunfo. Hasta que en el 116′ Jesús Navas arrancó en una jugada que vimos que sería la jugada de nuestras vidas, la de todos los aficionados al fútbol de Vélez, la Axarquía y España entera. Cesc habilitó al mago, al "brasileño" de Fuentealbilla, don Andrés Iniesta, que marcó como solo los genios son capaces de hacer, el gol que le da a España, el triunfo más importante de nuestra historia. Ya tenemos la estrella en nuestra camiseta. Campeones de Europa, campeones del MUNDO. ¿Estaré soñando? ¡Viva España! ¡Viva el fútbol!

    - Publicidad -
  • DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Comenta!
    Introduce tu nombre

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.