España cumple y espera a Portugal (2-1)

  • Durante buena parte del partido que enfrentó a chilenos y españoles, los "rojos" parecían que eran los nuestros. Agresividad, posesión, toque y remate, esa era la receta de la selección del "Loco" Bielsa que hizo a la España "azul" irreconocible.
    Un equipo sin alma ni toque, embarullado…pero que tuvo la suerte de los elegidos: dos goles, el primero en una cantada del realista Bravo, en la primera media hora. El de Villa, un prodigio de precisión y el de Iniesta, el mejor del partido, una maravilla de sutileza y técnica en el golpeo. Además, el árbitro mexicano Ramos, protagonista todo el partido, expulsaba a un jugador chileno, y encauzaba más aún el camino para el primer puesto del grupo, porque, además, Suiza era incapaz de marcar un solo gol a Honduras.
    En la segunda parte, nada más empezar, Millar marcaba en una jugada de fortuna y volvía a poner la incertidumbre, pero la salida de Javi Martínez por el lesionado Xabi Alonso y, sobre todo, la de Cesc por un alicaído Torres (no está para un Mundial) le dio a España el balón, que prácticamente ni olieron los chilenos, aunque Piqué salvó lo que hubiera representado el 2-2. Ante las noticias que llegaban del Suiza-Honduras, los últimos minutos fueron de "Que se besen, que se besen" lo que terminó de dejar un sabor agridulce a la victoria de la selección española. Eso sí, esta España no está jugando bien, pero tiene ese oficio o ese "otro fútbol" que decía Camacho para ganar partidos ante equipos que dan "bocaos" como la magnífica selección chilena.
    Y, ahora, mañana martes, a las 20,30 horas, la Portugal de Cristiano, un buen equipo en lo defensivo (cero goles encajados) pero con el madridista perdido como una isla en el ataque. Duelo ibérico habemus. Y al fondo, Paraguay o Japón. No está mal el plan. A ver si esta vez sale.

    - Publicidad -
  • DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Comenta!
    Introduce tu nombre

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.