Los veleños Álex Aragüez y Antonio Hierro, campeones de Andalucía

59
- Publicidad -
  • Los veleños Álex Aragüez y antonio Hierro, ambos en el conjunto de veteranos del Málaga, han estrenado el palmarés de la Copa de de Andalucía de Veteranos de Fútbol 7 celebrada en Ayamonte a lo largo del fin de semana. Los cientos de espectadores que se han acercado durantes las dos jornadas al magnífico campo de fútbol Ciudad de Ayamonte ha podido disfrutar de un evento que ha tenido como padrino de lujo al exfutbolista Rafael Gordillo. Los malagueños llegaron a la final después de llevar a cabo una fase previa muy buena, teniendo como último escollo hacia la copa a la selección gaditana. El partido se desarrolló tácticamente de forma especial en la primera mitad, en la que ambos equipos no querían perder el sitio. El cuadro de la Costa de Sol, que llegó a la final con una enorme moral tras haber superado en su grupo a equipos tan potentes como Sevilla y Córdoba, consiguieron adelantarse en el marcador gracias a un gol de Servia en el minuto ‘20 de partido, en una jugada de astucia del malagueño, que pudo superar a Bocardo, uno de los porteros más destacados de la competición. A partir de entonces, el partido se tornó y los cadistas intentaron poco a poco cercar la meta defendida por Pariente, pero sin éxito a pesar de tener hasta tres oportunidades para empatar. Sin embargo, la precipitación amarilla hizo mella en la parcela ofensiva, por lo que, al descanso, se llegó con el marcador a favor de los jugadores dirigidos por Baena.
    En la segunda mitad, el Málaga logró comenzar más asentado y llegó a controlar el partido de una manera bastante clara, maniatando los intentos de un Cádiz en el que Mejías y Arteaga lo intentaban una y otra vez sin encontrar la recompensa. Además, la final empezó a decantarse ya claramente a favor de los malacitanos cuando en el minuto ‘23 de la reanudación, un fuerte disparo desde media distancia de Marco tropezó en un defensa gaditano y descolocó a Bocardo, que nada pudo hacer para evitar el segundo gol del partido, que sería definitivo. Pese a los refuerzos que salieron del banquillo, el Málaga supo capear las embestidas rivales con gran soltura, e incluso pudo aumentar su distancia en el marcador. Los instantes finales fueron todo un ejemplo de gallardía del equipo de veteranos de la Tacita de Plata que, a pesar de ver casi imposible la remontada, no cejó en su empeño de acortar distancias y poner en apuros el triunfo del Málaga.

    - Publicidad -
  • DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Comenta!
    Introduce tu nombre