El CB Vélez cierra la liga regular con derrota (63-81)

111
  • cb velez
    Aparatosa caída de uno de los jugadores del Córdoba que le costó el traslado al Hospital de la Axarquía con rotura de pie.

    La tarde del sábado de volvió amarga para el baloncesto axárquico y lo hizo en varios frentes. Uno de ellos, el de Liga EBA, supuso un verdadero jarro de agua fría para un equipo que ha terminado la liga años luz de como la empezó. Con el objetivo cumplido, no todo son malas noticias, el equipo se repara ahora para una fase en busca del playoff de ascenso que se ve muy lejano. Tanto o más que se veía la EBA hace tan sólo unos meses, por lo que sin descartar nada, y con los pies en el suelo, debería de empezar a partir de ahora un campeonato nuevo para los pupilos de Javier Florido.

    Lo del sábado en el Fernando Ruiz Hierro, que fue algo más que un tropiezo y mero accidente deportivo, debe servir para coger impulso hacia lo que se avecina. Porque el Club Baloncesto Vélez estuvo mal. No dejó de ser una mala copia de lo que apuntó en cuanto a baloncesto jornadas atrás y eso se va notando. Porque el ánimo está mermado y las ganas, parece, no son las mismas. ¿Qué ha podido cambiar en el equipo? O mejor dicho, ¿dónde está el punto de inflexión que hizo cambiar tanto al conjunto veleño? En el ánimo, quizá, esté parte de la clave. El resto puede achacarse a las bajas, traspasos y ausencias notables ue han mermado la calidad a un conjunto que debe mentalizarse en seguir trabajando y no tirar tan pronto la toalla.

    Volviendo al choque ante Córdoba, indicar que desde el primer cuarto ya se dejaba ver que el partido no sería fácil. Los cordobeses, que han ido de menos a más, sacaron más del doble de puntuación en el primer cuarto (14-31), poniendo muy cuesta arriba las aspiraciones de un Vélez que sufrió un duro golpe en casa. Y es que ni siquiera pudo reponerse un ápice en el segundo período, donde de nuevo Córdoba barrio de la cancha a los pupilos de Javi Florido (16-22), que se marcharon a la caseta con un abultado (30-53).

  • En el vestuario, las órdenes de Javi Florido y su intento de levantar el ánimo a los suyos terminaron por hacer efecto en el tercer cuarto, en el que Vélez logró mostrar parte de lo que es capaz y se repuso, dentro de las limitaciones que ya arrastraba, para ganar el cuarto (19-11) y mostrar a todos que seguían vivos a pesar del desastre en el marcador (49-64). Con la esperanza e ilusión de poder hacer la machada en el último cuarto, fueron las fuerzas las que fallaron y dieron la ventaja final a unos cordobeses que sabían a lo que venían a Vélez-Málaga y que se marcharon con el premio en el bolsillo con un abultado 63-81.

    Tras esta derrota toca seguir trabajando y pensar que una vez finalizada la liga regular, el marcador vuelve a ponerse a cero.

    Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here