La temporada en la que todos soñamos que Málaga ganaba la Champions League

88
- Publicidad -
  • La temporada 2012-2013 fue todo un sueño para el Málaga CF. Después de clasificarse por primera vez para la Champions League, el equipo sorprendió tanto a aficionados como expertos y a todo el fútbol europeo llegando a los cuartos de final. De un día para otro, la mirada del público se clavó sobre esas camisetas blanquiazules procedentes de la Costa del Sol que arremetían y derrotaban a cada contrincante que se cruzaba por su camino. Para muchos fue un cuento de hadas que concluyó antes de tiempo, pero para la gran mayoría significó mucho más que eso: el respeto ganado a través del sacrificio y la dedicación.

    El inicio del sueño

    La hazaña del Málaga comenzó en los Play-off clasificatorios contra el Panathinaikos. Tras una brillante campaña del equipo dirigido por Manuel Pellegrini, el estadio La Rosaleda se llenó de aficionados de toda la provincia que llegaban dispuestos a animar hasta la muerte durante el primer partido de la historia del Málaga en la Champions League. Con una victoria por 2 a 0, con goles de Demichelis y Eliseu, el partido fue casi un monólogo del equipo andaluz que confirmó luego en la vuelta jugada en Grecia. Si bien el segundo encuentro no fue tan vistoso, el resultado de 0 a 0 le permitió al Málaga dar un paso gigante en su sueño europeo: el primero de los muchos que vendrían después.

  • Ubicado en el Grupo C, sus rivales fueron el AC Milán , el Zenit St. Petersburg y el Anderlecht: tres equipos con experiencia en la Champions que, a pesar de eso, no pudieron alcanzar al Málaga. En la primera fase, el equipo de “El Ingeniero” Pellegrini ganó sus tres encuentros, incluso goleando por 3 a 0 en dos de ellos. Pero el triunfo que queda en la retina de la afición malaguista fue contra el AC Milán, un equipo histórico venido a menos que por aquel entonces no contaba con tantas estrellas, pero que como siempre intimida con el escudo. Menos al Málaga. El triunfo por 1 a 0, junto con los seis tantos marcados en los partidos anteriores, dejó al Málaga como el mejor equipo de la Champions hasta ese momento.

    La segunda vuelta acercó aún más el sueño al equipo andaluz. Si bien fueron tres empates (1 a 1 frente al Milan, 2 a 2 frente al Zenit y 2 a 2 frente al Anderlecht), el Málaga terminó primero en su grupo sin haber perdido un solo partido. Con un esquema clásico de 4-4-2 y Roque Santa Cruz, Isco, Joaquín y Javier Saviola como principales anotadores, logró deslumbrar a la afición europea y colocarse en los octavos de final de un torneo que parecía darle la mejor bienvenida.

    Viento en contra

    Pero a fines de 2012 , la UEFA comunicó al Málaga CF la decisión de sancionar al club por una temporada sin participar en la competición europea, añadiendo un posible segundo año si no cumplía con la normativa del Fair Play financiero a la fecha antes del 31 de marzo del 2013. El Málaga no tardó en apelar la sanción y recurrió al Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS), argumentando su total disconformidad con la sanción impuesta por el organismo europeo del Fútbol. Aun así, meses más tarde el TAS desestimó la argumentación del equipo andaluz y confirmó la sanción, sentando un fallo sin precedentes en el ámbito jurídico-deportivo del mundo del fútbol.

    El golpe fue duro, tanto para los aficionados como para la institución y el equipo. Muchos jugadores se manifestaron en contra del fallo y varios corrieron el riesgo de perder la continuidad en el club. Se trató de un revés importante que el Málaga debió afrontar lo más rápido posible para seguir adelante: sobre todo, en su sueño de avanzar en la Champions.

    Dentro de este contexto de incertidumbre, el Málaga jugó los octavos de final contra el Oporto. Y una vez más, logró imponerse. El primer partido fue para el Oporto, que ganó por 1 a 0 y dejó al equipo andaluz con la ilusión en suspenso. Fue la primera derrota desde su debut, lo que implicaba un esfuerzo doble por volver a levantarse. Pero frente a todas las apuestasen contra, el Málaga recibió al equipo portugués en su estadio y logró revertir la serie. Isco abrió el marcador con un disparo fuera del área e impuso el 1 a 0, resultado que todavía no le alcanzaba para clasificarse. Hasta que en el minuto 77, el paraguayo Santa Cruz cabeceó el segundo gol para otorgarle al Málaga la clasificación a los cuartos de final.

    El fin del sueño

    En el partido de ida frente al Borussia Dortmund, el Málaga no pudo marcar la diferencia y terminó empatando 0 a 0 como local. Fue, sin duda, un resultado inesperado: los pronósticos aseguraban un triunfo del equipo andaluz, que en su casa siempre se había mostrado fuerte. Pero lejos de darse por vencido, el equipo viajó a Alemania para buscar la revancha. Ya no había margen de error: había que ganar o ganar.

    El partido de vuelta se vio envuelto por una nueva desgracia. La confianza del Dortmund contrastó con la conmoción del Málaga por el fallecimiento del padre de Pellegrini, su entrenador. Pero, una vez más, el Málaga mostró de lo que estaba hecho. Joaquín abrió el marcador, Lewandowski empató para el Dortmund, Eliseu volvió a poner arriba al Málaga y la ilusión se estiró al tiempo añadido. Hasta que los goles de Reus y Santana para el equipo alemán acabaron con el sueño blanquiazul. A pesar de la eliminación de la Champions, la EFAA (Asociación Europea de Agentes de Futbolistas) y la ECA (Asociación de Clubes Europeos) nominaron al Málaga como candidato a Mejor Club del año 2013. Aún hoy se recuerda su campaña como un ejemplo de coraje y perseverancia. El equipo surgió como un desconocido y terminó siendo el centro de atención de toda Europa[NM11] . Así que su temporada fue más que un sueño: un sueño que ahora puede ser soñado por las nuevas generaciones.

    - Publicidad -
  • DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Comenta!
    Introduce tu nombre

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.