Empate a nada entre el Vélez y el Maracena (0-0)

429
  •  

    IMG_8497
    Foto: José L.Castro.

    Lo que mal empieza, mal acaba. Es el saber popular el que de nuevo da la razón a los que presagiaban otro año en blanco para un Vélez al que la temporada se le está haciendo eterna.

    Porque esto acabó una semana antes del despido del primero de los técnicos, Gálvez, que pagó los platos rotos de una mala gestión deportiva, de una mala decisión y que sirvió de excusa perfecta para tapar a los verdaderos responsables de todo esto.

  • El plano económico hizo el resto, ya que las cosas en ese tema tampoco son muy buenas para un Vélez en números rojos. Esta semana, en la que todo explotó, supimos de los verdaderos límites del equipo.

    Es por eso que se hace entendible ahora lo que hace algunos meses presagiaba Lucas Cazorla, lo que nos confirmaba al conocer su despido y la intención de la directiva de que sea de nuevo entrenador del equipo. Un entrenador que puso las cartas sobre la mesa, que no se casaba con nadie y que daba prioridad siempre a su equipo y objetivos, nada más.

    Por eso, en el antepenúltimo choque liguero, de nuevo el espectáculo veleño se daba en lo extradeportivo, en una rueda de prensa que parecía una telenovela venezolana, con traiciones, motines y un sinfin de temas que a estas alturas casi que sobraban. Pero cuando las cosas empiezan mal, terminan tal que así.

    IMG_8495
    Foto: José L. Castro

    En lo deportivo y referente al partido ante el Maracena, pocas novedades. Fue el Vélez quien quiso ponerse siempre por delante en el marcador, pero la cosa se complica cuando faltan los de siempre y mejores de un plantel que cada semana pierde efectivos. En la última fueron bajas por sanción, Guerra, y por despido, Mendes, que dijo adiós a su vinculación con el decano de la provincia.

    Y el partido acabó como empezó, en tablas. Encefalograma plano que hizo mella en un Vivar Téllez en familia que cada vez sufre menos con la incapacidad de los suyos. ¿Y ahora, qué? Pues a esperar que el calvario termine y plantear ya la próxima temporada, trabajarse la ilusión y convencer para que pronto olvidemos lo que ha pasado aquí.

    DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Comenta!
    Introduce tu nombre