Adrián Gonzálvez, último entrenador que jugó liguilla de ascenso con el Vélez CF

313
  • gonzalvez
    En cuanto a personas que recuerda con más cariño «está Pepe Ríos, que fue un excelente director deportivo, además de una grandísima persona; y también el presidente, Paco Medina.

    La historia moderna y más reciente del Vélez Club de Fútbol tiene un momento que se guarda como oro en la retina de los aficionados del club de la capital de la comarca de la Axarquía. Hablamos de la eliminatoria ante el Club Deportivo Toledo, donde el Vélez lograba vencer a la ida, con gol de Damián, y sucumbir en la vuelta tras la tanda de penaltis para poner el cierre a un año excelente al que le faltó la guinda del ascenso. 

     
    Uno de los protagonistas de esa campaña fue Adrián Gonzálvez. Artífice del buen hacer de los axárquicos, logró formar un grupo muy compacto, que hacía muy buen juego y que se erigió como favorito a todo a pesar de no obtener el premio de la Segunda B. La vida, tras ese buen año, depararía a Gonzálvez un duro golpe a modo de enfermedad cardiovascular, lo que le apartaría de forma definitiva de los terrenos de juego, siendo el Vélez el último equipo de su carrera deportiva. 
     
    El ex técnico del Vélez pasó por los micrófonos de El Eco Deportivo, en Cadena Axarquía FM, en la previa de una jornada de descanso para el equipo veleño y en la antesala del duelo, el próximo 13 de marzo, ante el Atlético Malagueño. Así, y con una memoria fotográfica, Gonzálvez guarda de Vélez «muy buenos recuerdos. Para mí, esa temporada fue la más importante como entrenador y muy ilusionante». Como ocurre con todos, el choque ante el Toledo fue el más especial también para el ‘mister’, «La verdad es que fue emocionante ese día el campo como estaba, que no cabía ni un alfiler, la gente volcada con el equipo, el cómo se vivió el partido y luego la gente que se desplazó a Toledo. Tuvimos al rival hasta el último instante con el alma en vilo hasta que llegó el último penalti. La verdad es que mereció la pena; hombre, a todos nos hubiera gustado pasar ante un gran equipo como es el Toledo, pero creo que se cayó honrosamente en una gran temporada».
    Así, y con una memoria fotográfica, Gonzálvez guarda de Vélez «muy buenos recuerdos. Para mí, esa temporada fue la más importante como entrenador y muy ilusionante».
     
    En cuanto a personas que recuerda con más cariño «está Pepe Ríos, que fue un excelente director deportivo, además de una grandísima persona; y también el presidente, Paco Medina, al que le tengo mucho aprecio. Ambos confiaron en mí y me dieron mucho apoyo en momentos difíciles, que también los hubo». 
     
    En diciembre de 2008 y ya en la siguiente temporada, Adrián Gonzálvez dimite de su cargo como entrenador del Vélez «en plena crisis económica y también de juego». Un adiós que nadie esperaba fuera definitivo para un trabajador de este deporte que aseguró haberlo pasado mal en los dos años posteriores tras dejar el fútbol, «porque creía que no podría estar sin este deporte, pero hay cosas más importantes y ahora me dedico a disfrutar de mi familia y de los nietos». 

    Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here