El 2019 no se presenta fácil para la economía española

- Publicidad -
  • Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, declaraba que España va por el buen el camino. Atrás parece que quedan los años de crisis, cuando España cerraba el 2009 con un retroceso del PIB de casi un 4%, justo cuando la crisis estallaba. Sin embargo, a pesar de los pronósticos positivos de Sánchez, los expertos alertan de que la fase de expansión ha revertido su tendencia. Otros acontecimientos como el Brexit o la guerra comercial también harán mella en la economía española durante este 2019.

    Las expectativas de España siguen siendo más buenas que las del resto de países europeos. La desaceleración es una realidad, pero parece que no habrá una recesión a corto plazo y el Banco Central Europeo prevé que la Eurozona seguirá creciendo casi un 2% en 2019. Sin embargo, España todavía tiene problemas que resolver: siendo el desempleo uno de los problemas más importantes del país con todavía 3,2 millones de desempleados. El Salario Mínimo Interprofesional (SMI) pasa a ser de 900 euros, el alza más elevada desde la democracia. Una medida contra la precariedad laboral que puede llevar a que se creen menos puestos de trabajo

    El FMI reclama más medidas para mejorar el mercado laboral: “Hay que reimpulsar el programa de reformas estructurales diseñado para aumentar la eficacia de las políticas activas en el mercado laboral y reducir la segmentación del mercado de trabajo”, decía el organismo en su último informe. El Banco de España también reclama a Sánchez: “Es oportuno mantener y reforzar los principales elementos del marco jurídico del mercado de trabajo que favorecen que el ajuste sea compatible con más empleo”.

  • Pero no solo los problemas internos afectarán a la economía española: la guerra comercial hará que haya menos exportaciones y las multinacionales con cadenas de producción globalizadas paralizarán sus inversiones a la espera de saber qué pasará con las relaciones comerciales y la guerra entre China y Estados Unidos. La batalla arancelaria golpeará la economía española en 2019, aunque seguirá siendo Alemania el país más perjudicado por todo lo que exporta a Estados Unidos. El Brexit también influirá en España: en dos semanas May decidirá si apoya o no la salida del Reino Unido de la Unión Europea. Por ahora no hay nada definido en este asunto.

    A falta de que se resuelvan todos estos problemas y de ver cómo afectan a la economía, los inversores deciden invertir en CFDs, o contratos por diferencia, en instrumentos financieros más seguros o que no estén tan influenciados por estas tensiones económicas. La mayoría de inversiones, como en acciones, se realizan con brókeres como Vestle, ya que están regulados y suponen una forma segura de inversión. De momento, este mes se resolverá la incógnita del Brexit: si habrá finalmente separación y en caso de haberla cuáles serán las consecuencias tanto para la Unión Europea como para el Reino Unido. Por su parte, la guerra económica va relajándose aunque el presidente de la Casa Blanca y el presidente de la República Popular China todavía tienen muchos debates que resolver.

    - Publicidad -
  • DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Comenta!
    Introduce tu nombre

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.